La Super Bowl conquista Nueva York

La Super Bowl conquista Nueva York

Ya de por sí inmenso, el circo que rodea al Super Bowl fue aún mayor este año por disputarse en Nueva Jersey, a apenas unos minutos de Nueva York. La combinación entre el mayor espectáculo deportivo de Estados Unidos y la Gran Manzana atrajo a la ciudad a cientos de miles de aficionados y permitió un sinfín de actividades y fiestas paralelas.

La defensa de los Seahawks de Seattle vivió su gran noche al controlar las acciones del legendario quaterback Peyton Manning y se proclamaron campeones de la XLVIII Super Bowl de la NFL al vencer por 43-8 a los Broncos de Denver. El resultado se acercó al más amplio en la historia de Super Bowl, el de 1990 cuando los Broncos perdieron 10-55 contra los 49ers de San Francisco.

seattle
El “linebacker” Malcolm Smith, que fue nombrado el Jugador Más Valioso (MVP), y se convirtió en el tercer “linebacker” en la historia del Super Bowl en conseguir ese nombramiento, interceptó un pase de 69 yardas hasta las diagonales.

Los Seahawks con una poderosa defensiva, la más complicada de la Liga, y el desconcierto que tuvo la de los Broncos fueron siempre el mejor equipo sobre el terreno de juego. Además tuvieron también un control absoluto sobre las acciones del mariscal de campo Peyton Manning, que jugó fuera de control y en su peor partido de la temporada, consiguieron su primer título de Super Bowl.

 

Pero el espectáculo no lo dieron sólamente los jugadores de Denver y Seattle. Las gradas y el show del descanso también fueron un aderezo interesante para la mayor cita deportiva del país. Sobre todo al descanso, con la actuación de Bruno Mars. Un cuidado estilismo retro, una banda llena de energía y una particular mezcla de soul y rock sirvieron para cautivar a la millonaria audiencia del Super Bowl durante el descanso de la gran cita anual del fútbol americano.

Mars, de sólo 28 años y sobre quien planeaba la duda de si sería capaz de enfrentarse a un escenario de tal calibre, optó por un show directo y contundente. Tras una breve introducción a cargo de un coro de niños, un espectacular solo de batería sirvió para abrir el fuego y dar paso rápidamente al gran éxito “Locked Out of Heaven”.

 

La actuación de Mars incluyó un gran despliegue tecnológico, en el que los leds de los gorros de los espectadores ofrecieron un despliegue de luces muy novedoso y que se sumó a los habituales fuegos artificiales que pusieron fin al espectáculo.

Antes del partido, la música corrió a cargo de Queen Latifah, que cantó la patriótica “America the Beautiful” y de la soprano Renée Fleming, que se ocupó del himno nacional, coreado por toda la grada. En ella se dejaron ver todo tipo de rostros del mundo del espectáculo, con sonadas apariciones de Justin Bieber y del matrimonio que forman el rapero Jay Z y Beyoncé, que ofrecieron un concierto exclusivo en la víspera.

Los famosos también hicieron acto de presencia durante el partido, aunque quien más atención atrajo fue sin duda el exjugador de fútbol americano Joe Namath, que se presentó ataviado con un extravagante abrigo de piel. El exfubtolista David Beckham, el cantante Paul McCartney o actores como John Travolta, Kevin Costner o Michael Douglas fueron otros de los que vieron el partido desde los palcos VIP del estadio MetLife en East Rutherford (Nueva Jersey), a un paso de la Gran Manzana.